Servicios

Noticentral

Perspectivas de intervención del trabajo social en Colombia

En el Día del Trabajador Social, Guiomar Molina Mora y Ricardo Plazas hablan sobre los retos de esta profesión ante las nuevas complejidades sociales.

Perspectivas de intervención del trabajo social en Colombia

 

¡Feliz día! Solo por hoy, martes 22 de octubre, presenta tu carné de estudiante o docente de la carrera de Trabajo Social en nuestra Tienda Unicentralista (Túnel de Ingeniería) y recibe el 20 % de descuento en el valor total de tu compra.

La conmemoración del Día del Trabajo Social en Colombia tiene como génesis la apertura de la primera Escuela de Servicio Social en el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, el 22 de octubre de 1936. Esta primera escuela, como muchas otras en Latinoamérica, se inspiró en las homólogas de países como España y Estados Unidos y se concibió bajo una visión filantrópica orientada por la Iglesia católica.

Por eso, en sus orígenes, esta profesión tuvo una relación muy fuerte con esta religión, pero también la ha tenido con los problemas particulares de cada momento histórico de las sociedades en las que se desarrollado y con la acción estatal. Para el caso colombiano, no es casual que, en 1936, durante el gobierno del presidente Alfonso López Pumarejo y la reforma constitucional de ese año, se lograra la inclusión de la asistencia social como una de las responsabilidades centrales del Estado, o que las primeras prácticas de las estudiantes se llevasen a cabo en los barrios de la clase obrera y trabajadora.

El trabajo social se consolidó como profesión a finales de los años 40, y lo que en un inicio creció al compás de las primeras políticas que se encaminaron a atender la ‘cuestión social’, luego se reconfiguró con la transformación de los problemas sociales que aquejaban a la nación.

Este vínculo entre el trabajo social con su tiempo nos ha llevado a ser una profesión en constante debate sobre los desafíos que enfrenta nuestra labor.

Así, el 22 de octubre es una fecha para celebrar la creación de la profesión en el país, pero también es la oportunidad para que los profesionales, las escuelas y sus estudiantes, reflexionemos acerca de la formación en trabajo social y del ejercicio profesional en una sociedad como la colombiana, llena de complejidades sociales y a las que los y las profesionales deben enfrentarse todos los días.

De tiempo atrás se ha venido señalando que las problemáticas sociales, sociopolíticas y socioambientales son cada vez más complicadas. Por ejemplo, hoy la distancia entre las políticas económicas y sociales es clara, por cuanto sus propósitos son divergentes y sus aspiraciones y formas de relación son diferentes; sin embargo, ambas políticas se conciben y realizan en el seno del Estado y ellas convocan trabajadores y trabajadoras sociales para su creación e implementación.

La relación se complejiza aún más cuando sumamos la dimensión ambiental al análisis de los problemas contemporáneos o cuando verificamos que la definición de las causas o soluciones a los problemas se da en el ámbito internacional.

Aunque es posible identificar fuertes campos problemáticos, los dilemas particulares toman distintas derivas. De esta manera, los trabajadoras y trabajadoras sociales hablamos en nuestra labor de las nuevas dimensiones de la pobreza; de la masiva migración de ciudadanos venezolanos; de los conflictos por las diferentes visiones de desarrollo; de la guerra en los territorios por su imposición de una visión del desarrollo; de las víctimas de la guerra, y de las familias que no logran mantenerse juntas en medio de esta convulsión, entre diversas temáticas.

En suma, las y los profesionales de la carrera de Trabajo Social buscamos comprender e intervenir en una sociedad de la que somos arte y parte, con complejos relacionamientos que potencian lo problemático. Pero además trabajamos de la mano con personas que sufren dichos problemas sociales y que sin embargo son mucho más que esos mismos problemas, y quienes en muchos casos son maestros en dimensiones que pasan por la comprensión de los problemas que aquejan al país, en la búsqueda de herramientas para sobreponerse a la adversidad o en sus aspiraciones para su vida y la de su sociedad.

Los trabajadores sociales vivimos la sociedad, al tiempo que tratamos de comprenderla y de configurar soluciones a lo problemático, acatamos las políticas y también les hacemos resistencia. Todo ello, acompañando a personas que generalmente sufren múltiples carencias pero que definitivamente no pueden ser leídas con las categorías que proponen las instituciones, porque las empobrece.

Esta conmemoración representa la oportunidad de hablar sobre la tensión entre los valores que están siendo ejercitados por la sociedad y las aspiraciones que están puestas en la Constitución desde la experiencia de la intervención social. Asimismo, es momento de hablar sobre las personas con las que trabajamos y quienes son mucho más para nosotros que nuestro trabajo; representan nuestro compromiso con un mundo mejor. Finalmente, es fundamental comprender que es momento de juntarnos y debatir sobre nuestras aspiraciones profesionales y laborales.

icono-marketing

En la carrera de Trabajo Social de la U. Central, nuestros estudiantes abordan los procesos de conocimiento y de transformación de lo social desde una perspectiva particular: la relacionalidad. Consulte más información de la carrera de Trabajo Social dando clic aquí

Guiomar Molina Mora, coordinadora académica
Ricardo Plazas Neisa, docente
Carrera de Trabajo Social
Bogotá, D. C., 22 de octubre de 2019
Imágenes: Departamento de Comunicación y Publicaciones.
Última actualización: 2019-10-22 10:30