Servicios

Noticentral

El futuro depende de los árboles

En el Día del Árbol, Leonardo Serrato, docente del Dpto. de Ingeniería Ambiental, reflexiona sobre la importancia de los árboles para el equilibrio de la vida de nuestro planeta.

Día del Árbol
Leonardo Serrato Lozano, docente del Departamento de Ingeniería Ambiental

 

Los árboles son unos de los seres de la naturaleza con mayor importancia para el equilibrio de la vida en nuestro planeta y determinan nuestro futuro.Además, ellos lo habitaron mucho antes que el hombre, es decir, hace aproximadamente unos 370 millones de años.

Este tipo de plantas nos provee servicios ambientales que en la mayoría de casos superan las expectativas para los cuales los establecimos en un sitio. Sea en ambientes rurales o urbanos, los árboles nos van a brindar oxígeno, alimento, hábitat de vida silvestre, protección de fuentes hídricas, reforestación, mejoras en la calidad del aire que respiramos, embellecimiento del paisaje, entre otros.

Estos individuos son biológicamente tan diversos que se estima la existencia de 60.050 especies vegetales de tipo arbóreo, aproximadamente. Algunas de ellas pueden vivir miles de años y alcanzar alturas de cientos de metros, tal es el caso de las secuoyas, que tienen periodos de vida de 2.500 años y pueden alcanzar hasta los 120 metros de altura.

El ser humano se ha adaptado a diferentes medios o entornos naturales en compañía de los árboles, prueba de ello es que, en la actualidad, en las ciudades se requiere de su presencia para favorecer su crecimiento y desarrollo, lo que genera manejos especiales como la silvicultura urbana.

En Colombia, dichas políticas y lineamientos son dirigidos por el MinAmbiente, ente encargado de orientar a las autoridades ambientales regionales y locales, pero estos esfuerzos no son suficientes. El aprovechamiento desmedido —especialmente en áreas rurales apartadas del país— como el fenómeno implacable de la deforestación y la extracción de madera, agota el recurso a una tasa que supera la capacidad de recuperación de los ecosistemas, particularmente los más frágiles, localizados en áreas de alta montaña o extendidos por amplias zonas tropicales del país como la región del Amazonas y del Pacífico.

Las ciencias forestales actualmente buscan mitigar estos flagelos, sin embargo, los esfuerzos siguen siendo muy reducidos en comparación con el impacto que generan.

Colombia presenta actualmente uno de los escenarios más críticos de deforestación a nivel regional, debido básicamente a problemáticas tales como el aumento de la población, la expansión de la frontera agrícola, la colonización de áreas boscosas, el sobrepastoreo, el establecimiento de cultivos ilícitos, los incendios forestales, la explotación petrolera y la construcción de obras de infraestructura, como carreteras, hidroeléctricas e infraestructura minera, entre otras.

De acuerdo con información oficial generada por el Ideam, para el año 2017, y para el primer semestre del año 2018, se reportó una pérdida total de bosque natural de 219.973 hectáreas. Dicha información permite visualizar que para el mismo periodo se generó un aumento del 23 % de la superficie deforestada a nivel nacional, respecto a los datos de 2016.

De acuerdo con la entidad ambiental, el 81 % de la deforestación nacional se concentra en los departamentos de Caquetá, Guaviare, Meta, Antioquia, Putumayo y Chocó. Así mismo, menciona que, “en tan solo 7 municipios amazónicos se concentra casi la mitad de la pérdida de bosque del país (49,1 %)”.

Hoy, cuando en Colombia se conmemora el Día del Árbol —a pesar de que la ONU lo estableció el 12 de octubre—, vale la pena hacer una amplia reflexión que nos conduzca a una toma de decisiones a corto plazo, pues, de continuar alterando y afectando a estos maravillosos seres de la naturaleza, no nos espera un futuro muy prometedor.

Pese a la abundante normativa existente, tenemos que concientizarnos de que cada árbol que está cercano a nuestros hogares o lugares de estudio y trabajo realmente cumple una función vital, pues aporta de manera directa a nuestro bienestar no solo individual, sino también colectivo.

Leonardo Serrato Lozano
Docente del Departamento de Ingeniería Ambiental
Bogotá, D. C., 29 de abril de 2019
Imágenes: Departamento de Comunicción y Publicaciones.
Última actualización: 2019-05-16 17:26