Servicios
Universidad Central

Noticentral

Comer bien y cuidar del planeta, ¿es posible?

Seguir dietas ecoamigables nos ayudaría a reducir el impacto hídrico en el planeta. Sigue leyendo y conoce cómo lograrlo.

Comer bien y cuidar del planeta, ¿es posible?

Últimamente los términos vegano y vegetariano se escuchan con mayor frecuencia, pues se han convertido en el estilo de vida que muchos han decidido adoptar.

La ciencia ha demostrado que una reducción en el consumo de grasa animal logra la eliminación del colesterol malo, reduce los índices de masa corporal y desaparece la fatiga. Solo con la reducción del consumo de carne, se disminuye la huella hídrica en un 10 %.

Elegir una dieta vegetariana o con menor cantidad de productos cárnicos (siempre bajo supervisión médica), no solo es bueno para la salud, sino que también es positivo para el medio ambiente, ya que disminuye el consumo de agua y la expulsión de gas metano, pues, entre 2.500 y 4.000 litros de agua son gastados diariamente solo en la alimentación del ganado, además del procesamiento y el transporte del mismo.

Para contribuir con el ambiente, además de consumir menos carne, se deben elegir productos locales y de temporada, es importante que sean aquellos con menos pesticidas, frescos y envasados en empaques biodegradables.

Puntos clave para ser eco amigables en la alimentación:

  • Comer más vegetales, así el consumo de tierra, energía y agua será mucho menor.
  • Adquirir alimentos que hayan sido cultivados y obtenidos de manera responsable, con eso evitaremos que haya destrucción del hábitat.
  • Disminuir la ingesta de productos derivados de origen animal hará que el impacto al medio ambiente sea mucho mejor. El consumo de un kilo de carne de cerdo hace que se liberen cerca de 5 kilos de CO2, mientras que el de una papa solo alcanza los 0,2 kilos de CO2.
  • Seguir con dietas variadas hará que los cultivos y productos locales no disminuyan.
  • Elegir alimentos menos procesados, pues estos productos consumen muchos más recursos en la producción ya que incluyen embalajes y envases.
  • No desperdiciar alimentos.
  • Evitar usar plásticos y elegir productos.
  • Apoyar la agricultura ecológica, este sistema no utiliza maquinarias contaminantes al recoger o sembrar frutos.
¡Inicia tu propia huerta junto a toda tu familia y disfruta de tus propios vegetales!
Leonardo Andrés García Pérez
Coordinación de Comunicaciones
Bogotá, D. C., 23 de marzo de 2021
 
Última actualización: 2021-04-09 15:44