Servicios

Noticentral

Adaptarse a los cambios tecnológicos, uno de los retos de los músicos en formación

Así lo afirma Rubén Darío Pardo, coordinador académico del Dpto. de Estudios Musicales de la Universidad Central, en el marco de la celebración del Día del Músico.

Día del Músico

 

Solo por hoy, viernes 22 de noviembre, presenta tu carné de estudiante, docente o egresado de la carrera de Estudios Musicales en nuestra Tienda Unicentralista (cra. 5 n.° 21-38) y recibe el 20 % de descuento en el valor total de tu compra.

 

Noticentral entrevistó a Rubén Darío Pardo Herrera, coordinador académico del Departamento de Estudios Musicales, quien nos habló sobre las características del músico unicentralista, sus retos y el papel que cumple en los procesos de transformación social del país.

Noticentral: ¿Qué diferencia a nuestros estudiantes, egresados y profesores de Estudios Musicales?

Rubén Darío Pardo: La formación integral, pues la carrera de Estudios Musicales intenta siempre leer la realidad local, nacional e internacional y se enfoca en que nuestros músicos sean profesionales en contexto, que puedan leer las circunstancias y que a partir de eso respondan a las necesidades que este exija. Por otro lado, nuestros estudiantes se pueden centrar en aspectos técnicos específicos, desde el Departamento, creemos que los músicos deben tener una formación íntegra, para que sean más versátiles a la hora de enfrentarse a retos artísticos y profesionales.

Por último, nos centrarnos en el ser humano más allá de los aspectos académicos, nos interesa formar músicos sensibles. Nos preocupamos por el bienestar de nuestros estudiantes, egresados y docentes, para mantener una atmósfera laboral y académica sana en donde realmente se pueda disfrutar de los que hacemos.

Hacer música de esa manera es una de las necesidades más latentes frente a tantas dificultades que tenemos en nuestra sociedad.

N.C.: ¿Cuáles son los retos que tienen los músicos en la sociedad de hoy?

R.D.P.: El reto más importante es adaptarnos a las cambiantes rutas y derroteros que permanentemente se están transformando en la actualidad.

Hay que abordar el tema tecnológico. Como músicos "un poco artesanales" donde tocamos instrumentos acústicos y en el que la formación disciplinar tiene una historia sumamente larga en el tiempo, nos vemos abocados a estar actualizados en un mundo tan cambiante. Muchos de nuestros estudiantes ya están en contacto con ejercicios tecnológicos virtuales.

Por otro lado, tenemos la transformación del perfil del músico, que si bien para la música no ha sido tan dramático el tema de que los perfiles laborales y profesionales respondan al medio, si vemos que hay un cambio de lo que se espera de un músico en el siglo XXI y es muy diferente de los que se esperaba antes. Al traer esta carga histórica tenemos la necesidad de transformar el rol de músico y su pertinencia en lo que el mundo está esperando de nosotros.

N.C.: En ese sentido ¿cuál es el perfil del músico en la actualidad?

R.D.P.: Antes, el músico iba y tocaba, pero había otra persona que hacia el tema de gestión, de generación de espacios, de organización de proyectos y demás, en este momento, el músico también debe ser gestor, tiene que generar espacios interesantes, además de ser su propio, manager y productor.

Otro aspecto, e insisto en el tema de ser versátiles y de tener una formación integral, es que ahora se debe estar en la capacidad de tener otro tipo de herramientas no solamente las disciplinares o musicales, por ejemplo, el hecho que debas presentar un proyecto y sepas como escribirlo, como organizarlo, que sepas pensar cual sería una posible proyección financiera, son aspectos que se venían relegando, pero en los últimos tiempos han estado muy presente y creo es un reto también importante para nuestros estudiantes.

N.C.: ¿Cuál es el papel de la música en el proceso de transformación social del país?

R.D.P.: La música siempre ha tenido un rol importante, pero ante una evidente crisis social, que es mundial, pero que se vive de una manera más cruda en Latinoamérica, ahora se convierte en algo aún más significativo.

Creo que necesitamos buscar la sensibilidad del ser humano y solamente la podemos lograr a través de manifestaciones artísticas y culturales, de otra manera es muy difícil llegar de forma directa a las personas y poder transformar realmente, no solamente las acciones sino la formación de base social.

Muchos planes sociales o políticos se enfocan en la intervención de los espacios, pero se producen de una manera superficial; una verdadera transformación de base social, se puede obtener con una formación artístico-cultural, y por supuesto, musical; para que realmente permee todos los ámbitos de la sociedad.

Otro aporte que pueden hacer los músicos a nivel social tiene que ver con la tecnología frente al tema humanista. La virtualidad, las redes, la inmediatez y la inteligencia artificial.

Todo lo que representa el ser humano, como ser humano, va a ser muy importante pues las máquinas realizarán mucho del trabajo que nosotros veníamos haciendo, aquí las artes toman un papel relevante para no desdibujarnos con esos procesos tecnológicos que a veces nos absorben demasiado y nos llevan por un camino irracional.

La música para la sociedad va a hacer que nos reconozcamos cada vez más como seres humanos y hacer que, ese diferenciar con la tecnología se pueda dar.

N.C.: ¿Por qué estudiar música en la UC?

R.D.P.: La Universidad se preocupa porque el músico en formación y que sale como profesional, pueda tener posibilidades artísticas y profesionales reales en contexto, eso sería una razón muy importante para decidir estudiar en la Universidad Central y creo nos diferencia de los programas de música, al menos aquí en la ciudad.

Esto se puede ver reflejado en nuestro plan de estudios. La persona que quiera estudiar música puede comparar nuestro pensum académico con otros programas en la ciudad y va a encontrar unos diferenciales muy significativos, como lo son la práctica en conjuntos, el que hayamos hecho una introducción no solo de la interpretación instrumental sino a interpretación musical en contexto, con espacios como literatura del instrumento, las clases colectivas de los instrumentistas y la asignación de pianistas acompañantes.

En este último aspecto, creo, somos el único departamento de música en Bogotá, inclusive en el país que hace una asignación de pianistas acompañantes a los instrumentistas y esto es de vital importancia para que ellos puedan mostrar su trabajo. En otras universidades la asignación es muy baja y cada estudiante debe gestionar su propio pianista acompañante y mirar cómo llegan a los exámenes. La Universidad le ha apostado a mantener este tipo de beneficios.

Por supuesto, la calidad de nuestros docentes, el equipo de profesores que tenemos es de primerísimo nivel, hablamos de que la mayoría estamos vinculados a las agrupaciones más relevantes del país incluyendo la Orquesta Sinfónica Nacional, la Orquesta Filarmónica de Bogotá, la Ópera de Colombia y otros ámbitos en donde nos movemos permanentemente en proyectos locales, nacionales e internacionales.

En ese sentido es muy atractivo para la persona que quiera realizar sus estudios en música académica, contar con un equipo de docentes tan sólido y reconocido.

Por último, los teatros. Contamos con unos espacios de nivel profesional extraordinarios, en donde los estudiantes pueden tener la experiencia directa en un espacio profesional real, y es algo que pocas universidades en el país pueden hacer. Poder tocar en el Faenza-Teatro de la Paz o en Teatro de Bogotá representa un diferencial.

icono-marketing

La música nos permite acercarnos al mundo desde una perspectiva distinta y nos conecta con emociones de manera directa; esto se debe a que “expresa lo que no se puede decir con palabras y lo que no puede permanecer en silencio”, como afirma Víctor Hugo. Así, en nuestro pregrado los estudiantes proponen nuevas formas de escuchar y de entender la cultura, desde la interpretación, la composición y la pedagogía. Conozca más sobre la carrera de Estudios Musicales aquí.

 

Dayanna Cabezas Cante
Coordinación de Comunicaciones
Bogotá, D. C., 22 de noviembre de 2019
Imágenes: Departamento de Comunicación y Publicaciones
Última actualización: 2019-11-22 10:30