Servicios

Noticentral

Subjetividades recluidas: identidades gays y trans en el contexto carcelario

Investigaciones como esta reiteran el compromiso de la UC de trabajar creando espacios respetuosos en los que prime la inclusión.

Asistente a la exposición: Lo Excluido de lo Recluido
Asistente a la exposición: Lo excluido de lo recluido

 

Luis Eduardo González López, investigador principal del proyecto, comentó que la idea de trabajar con este tema se dio hace tres años, luego de una práctica realizada en la Cárcel Modelo de Bogotá, en el marco de la Maestría en Intervención en Sistemas Humanos. En el desarrollo de dicha práctica evidenciaron diferentes violencias hacia la comunidad Lgbti, así como acciones que generaban como colectivo para hacer frente y resistencia a la opresión de la que son sujetos a raíz de su orientación sexual y su identidad de género.

Dichas experiencias —y la admiración que suscitan— terminaron por germinar la semilla que llevó al grupo investigativo a trabajar con la comunidad allí recluida, con miras a dejar un aporte transformador para la sociedad.

La investigación fue realizada por Luis Eduardo González López, de la maestría en Intervención en Sistemas Humanos, Edilson Silva Liévano y Luis Ramiro Leguízamo Serna, coinvestigadores del Departamento de Comunicación Social y Periodismo, y Sonia López Guevara, estudiante de la Maestría en Intervención en Sistemas Humanos.

 

Lo excluido de lo recluido
Luis Ramiro Leguízamo Serna, Edilson Silva Liévano, Luis Eduardo González López y Sonia López Guevara

 

El eje central de la investigación guarda relación con reconocer la manera en que se configuran las subjetividades gais y trans en la reclusión, aunque también “Nos interesaba documentar las violencias, los actos de opresión y exclusión y, por supuesto, las resistencias. De ahí emerge el título de esta exposición, que nos habla de una doble opresión y exclusión”, expresa González.

Asimismo, resalta que la intención de este tipo de actividades, y del programa de maestría en general, es visibilizar y potenciar “lo que hacemos con el otro o para el otro. La apuesta en construir con los grupos humanos cambios sociales, a partir de lo que llamamos una relación de colaboración”.

De este modo, según González, los investigadores reconocen los recursos, las habilidades, las historias y las apuestas de las personas con las que se está trabajando, para así contribuir a la reconstrucción del tejido social.

Con base en lo anterior, una de las finalidades de la investigación fue generar espacios que permitieran, a las personas Lgbti privadas de la libertad, encontrarse; pues al estar recluidos en patios diferentes, se dificulta la interacción y, por consiguiente, imposibilita la idea de que haya una comunidad fuerte y unida. Ahora, estos nuevos espacios, en los que se ha avanzado desde el trabajo allí realizado, han permitido que se creen vínculos y se transformen prejuicios.

Una de las reflexiones que emerge del estudio parte de reconocer cómo la sociedad envía a la cárcel personas con las que cree que no se puede convivir, convirtiendo directamente esa acción en una exclusión específica. Adicional a eso, dentro de la cárcel existe otra exclusión con esta población, en razón de su identidad de género y su orientación sexual diversa, dando como resultado una doble violencia, una doble reclusión y una doble exclusión.

 

la exclusión

 

Los investigadores encontraron la motivación para su labor en el discurso valiente de las personas que han decidido reconocerse dentro de la reclusión como parte de la comunidad Lgbti, aun sabiendo que eso representa un riesgo para ellos. Con ese mismo acto se visibiliza el movimiento de resistencia más grande generado por esta comunidad allí recluida:“Así soy, aquí estoy y sé que eso me expone, pero aun así soy abierto respecto a mi orientación sexual o a mi identidad de género”.

 

Esta investigación recoge también testimonios de la comunidad sobre los llamados “tapiños”: reclusos que prefieren no salir del armario, no reconocerse y que, de una u otra forma, viven una doble reclusión. Según los cálculos de González, el 10 % de la población tiene una identidad de género o una orientación sexual diversa. En La Modelo —que cuenta con cerca de 6 000 internos— solo 50 reclusos se autorreconocen como LGBTI, de lo que se deduce que hay un subregistro, concluye.

La idea de la exposición Lo excluido de lo recluido nace de una doble necesidad: hacer circular el conocimiento que se produce desde la academia por canales que sean más cercanos a la población en general, procurando que este no sea exclusivo de unas elites intelectuales y, por supuesto, ampliar el impacto social de los resultados que se obtienen investigando.

“Tenemos la plena convicción de que a la homofobia y la transfobia se puede hacer frente también desde la academia. Que la exclusión y el rechazo que viven y sufren las minorías se transforma con la educación. Con esta exposición hacemos un llamado de atención a nuestra sociedad —con la excusa del tema Lgbti—, para acabar con todo tipo de rechazo y exclusión a lo diverso y a lo diferente”, expresó González, durante la inauguración de la exposición.

 

Lo excluido de lo recluido
Performance en la exposición: Lo Excluido de lo Recluido - U. Central - Sede Norte.

 

“Solo así, mostrando lo que se piensa inmostrable y poniendo el tema sobre la mesa, nos veremos como iguales unos a otros sin importar raza, identidad de género u orientación sexual”, enfatizó.

Por su parte, Luis Ramiro Leguízamo, docente del Dpto. de Comunicación Social y Periodismo, afirmó:

“La Universidad Central debe ser aplaudida por su visión tan clara frente a la diversidad. Además de ser de las pocas que la promueve desde su plan académico, hay que recordar que en el Proyecto Educativo Institucional se tiene como prioridades la inclusión, la igualdad y el respeto por las diversidades”.

 

 

Diego Andrés Hernández Bernal
Coordinación de Comunicaciones
Bogotá, D. C., 23 de noviembre de 2018
Imágenes: Departamento de Comunicación y Publicaciones
Última actualización: 2018-11-26 11:39