Servicios

La tía de Carlos

Este 5 y 6 de abril, el Grupo de Teatro de Bienestar Institucional de la Universidad Central presentará la comedia La tía de Carlos de Brandon Thomas.

La tía de Carlos

 

Ha pasado más de un siglo —exactamente 125 años— desde que se estrenó La tía de Carlos, comedia del dramaturgo británico Brandon Thomas. Su universalidad ha permitido que siga siendo interpretada y que permanezca vigente; por esta razón, fue seleccionada por el grupo de teatro de Bienestar de la Universidad Central.

¿Cuál es la característica que le permite a esta obra mantenerse vigente? ¿Por qué continúa generando expectativa y risa entre el público? El amor. Qué más universal que el amor, uno que se entierra debajo de las leyes creadas por una estructura social que pretende conservar un supuesto orden. Y qué más apropiado para mostrar el caos cotidiano que el género de la comedia. Detrás de la diversión se esconde la crítica, nos reímos del absurdo creado por nuestra propia seriedad y nuestro exceso de ‘cordura’.

La tía de Carlos es como un terrario que reproduce las condiciones inventadas alrededor del amor, que se vuelve intrascendente pues los grandes amores resultan ridiculizados por las subtramas.

En esta especie de ecosistema se encierra un particular grupo de personajes:

Doña Lucía —la tía millonaria de Carlos— quien es suplantada por Anacleto, un actor vestido de mujer que decide ayudar a sus amigos en su casamiento con Ana y Laura.

Carlos, el novio de Ana y sobrino de doña Lucía.

Alberto, el novio de Laura.

Don Servando y don Francisco, quienes empujados por la codicia cortejan a Anacleto, creyéndolo la tía de Carlos.

Irene, la enamorada de Anacleto y Pepe.

Sirviente, el único personaje que es consciente de los avatares de la realidad.

La tía de Carlos se presentará el 5 y el 6 de abril en el Teatro México (calle 22 n.° 5 - 85), a las 7:00 p. m. Reclame sus boletas en la taquilla del teatro dos horas antes de cada función o en el Dpto. de Bienestar Institucional.

En esta obra se instrumentaliza el amor, a través del matrimonio, como un medio para mejorar las condiciones sociales y económicas. Esto lo vemos con Anacleto, quien, disfrazado de doña Lucía, es asediado por dos hombres que buscan mejorar su posición social con la fortuna de la tía millonaria de Carlos.

También, para burlarse del “verdadero amor” —que debe terminar en la unión monogámica—, las parejas conformadas por Carlos y Ana y Alberto y Laura buscan desesperadamente el permiso para casarse, pero, para lograrlo, los muchachos deben convencer a la falsa doña Lucía de coquetearle al padre de las muchachas. Incluso el amor entre Anacleto e Irene juega con los estereotipos para de este modo acentuar las contradicciones.

La puesta en escena del grupo de Teatro de Bienestar de la UC es una oportunidad para disfrutar de esta comedia dirigida por Gustavo Orozco González, y del personaje emblemático de Anacleto como la tía impostora de Carlos, protagonizado por Sebastián Angarita Lizarazo, estudiante de Comunicación Social y Periodismo.

La obra reavivará las tonterías en torno al amor que ponen en evidencia la incongruencia entre la cotidianidad y nuestros ideales más elevados. Reírse de otro es reírse de sí mismo, con la ventaja de ocultarse detrás de una carcajada que termina mostrando la prisión, el terrario.

Magnolia Pérez
Estudiante del Dpto. de Creación Literaria
Bogotá, D. C., 4 de abril de 2019
Imagen: Bienestar Institucional.
Última actualización: 2019-06-11 10:56