Carta del rector



Bogotá, 8 de agosto de 2018

Apreciada comunidad unicentralista:

Uno de los pilares en el desarrollo del país es la educación de alta calidad. De acuerdo con el Modelo de Indicadores de Desempeño de la Educación (MIDE), en los últimos años esta ha tenido avances significativos, sobre todo en materia del aumento del número de graduados, la reducción de la deserción, el fortalecimiento de la formación docente y la investigación, y la mayor empleabilidad de los egresados.

Adaptar la Universidad a los desafíos que la sociedad globalizada y el sistema educativo demandan exige elevar las condiciones de calidad que tenemos por medio de entes acreditadores nacionales e internacionales. La calidad es, en sí misma, una dinámica colectiva y autónoma que posibilita la construcción de una cultura crítica y autorregulativa. Esta solo se alcanza mediante la revisión continua de nuestras acciones, desde una perspectiva interna, sí, pero también desde una mirada extrínseca. En este sentido, evaluar no es solo medir por medir. La evaluación es necesariamente un diálogo, un encuentro con el otro que permite construir caminos conjuntos y tomar conciencia sobre nuestras buenas o malas prácticas. Por todo lo anterior, la Universidad Central adelanta, desde 2013, un proceso de acreditación de alta calidad.

Luego de un arduo trabajo de autoevaluación, recibimos en el mes de mayo a cinco pares académicos externos quienes, durante tres días, adelantaron un ejercicio de evaluación en nuestra casa de estudios. La comisión de pares, luego de revisar el Informe de autoevaluación, visitó la Universidad para verificar los resultados dispuestos en el documento, identificar las condiciones internas de operación institucional, y asegurar el examen riguroso de los distintos factores de calidad que son analizados por el CNA. Cabe señalar que una vez finalizada la visita, los pares deben emitir un juicio sobre la calidad de la Institución en cuanto a su organización, su funcionamiento y el cumplimiento de su función social.

La Universidad acaba de recibir el Informe de evaluación externa

Hace pocos días, el CNA remitió el dictamen general de los pares académicos que nos visitaron por medio de un Informe de evaluación externa con fines de acreditación institucional.

El documento incluye consideraciones generales sobre el objeto de revisión y análisis, es decir, la Universidad Central; un análisis crítico del ejercicio autoevaluativo adelantado por la Institución en dos periodos distintos (2014 y 2017); y una apreciación global sobre los 12 factores de calidad evaluados por el CNA (ver factores). Según sea el factor, se reseñan brevemente las particularidades encontradas durante la evaluación y se presenta un cuadro con la calificación porcentual de la calidad que la Universidad alcanza en las características asociadas a cada uno.

Los pares destacaron, por ejemplo, que la misión institucional es coherente y pertinente, en la medida en que constituye un aporte fundamental para la construcción de las orientaciones y estrategias del PEI; reconocieron, asimismo, la importancia de los procesos académicos en el aseguramiento de la calidad de la oferta académica; igualmente, resaltaron el gran esfuerzo realizado por brindar posibilidades de acceso equitativas a estudiantes de diferentes estratos socioeconómicos y en condiciones de vulnerabilidad; subrayaron el gran impacto de la Universidad en el desarrollo cultural de Bogotá gracias a sus múltiples producciones artísticas y a su contribución a la renovación del centro de la ciudad, por cuenta de la recuperación de nuestros tres teatros emblemáticos, entre otros aspectos.

No obstante, los retos que tenemos por delante no son pocos. Los pares mencionaron que, aunque se han realizado avances significativos referentes al Programa de Desarrollo Profesoral, es importante continuar fortaleciendo la formación posgradual de los docentes y establecer un racional equilibrio de la planta profesoral entre las facultades. También sugirieron impulsar la participación de estudiantes y docentes en proyectos de investigación, escalar en la categorización de grupos de Colciencias, y aumentar la producción investigativa. Asimismo, señalaron la necesidad de promover la inserción de la Institución en contextos académicos nacionales e internacionales, a fin de que nuestra visibilidad sea mayor; entre otros aspectos.

Al final del Informe, se puede consultar un listado de fortalezas y oportunidades de mejora institucionales, una serie de recomendaciones generales para el mejoramiento de la calidad institucional, y una tabla sintética por medio de la cual ponderan los resultados parciales correspondientes a cada factor. Este recuadro señala que obtuvimos una calificación general de 4,1 sobre 5 (frente a la de 4,3 sobre 5 propuesta por la Universidad), por lo que es posible deducir que nuestro ejercicio de autoevaluación coincide en buena medida con el realizado por los pares, y que, según la evaluación externa, como institución de educación superior cumplimos en alto grado con las exigencias planteadas por el CNA. Es importante aclarar que, a pesar de que el juicio de los pares es fundamental para el proceso de acreditación, no constituye el concepto final que definirá si nuestra casa de estudios recibirá o no este reconocimiento.

En este momento, y tal como se estipula en los Lineamientos para la Acreditación Institucional, debemos emprender un proceso de revisión juiciosa del Informe de evaluación externa, reaccionar a los conceptos allí emitidos, y aclarar o rectificar, si diere lugar, aquellos aspectos que estimemos pertinentes antes de un plazo máximo de 15 días. Junto con este documento, debemos enviar una serie de cuadros maestros actualizados y rigurosamente diligenciados. A partir del ejercicio de autoevaluación institucional, el informe de evaluación externa, la respuesta al informe y los cuadros mencionados, el CNA hará una evaluación final de la calidad institucional y recomendará al Ministerio de Educación Nacional si la Universidad debe ser o no acreedora de la acreditación.

El beneplácito de los pares, sin embargo, es una buena nueva que nos enorgullece. Si bien, tal como se menciona en el Informe, son muchos los retos que la Universidad tiene por delante y que demandan el mejoramiento inaplazable de nuestros procesos académicos y administrativos, resalto que, por medio de este documento, hemos podido evidenciar que, como comunidad, son muchas las cosas que hacemos con excelencia. La evaluación externa, en ese sentido, no solo constituyó una forma de contrastar las percepciones que tenemos acerca de nuestro propio quehacer, sino una oportunidad de salir y dialogar con otras perspectivas, y de superar, en consecuencia, las prácticas endogámicas que impiden que veamos aquello que nos fortalece y aquello que nos debilita. Seguiremos, pues, al tanto de lo que ocurra con respecto a la acreditación institucional, y continuaremos informando oportunamente a la comunidad sobre cualquier novedad o avance al respecto. Estén atentos. Recuerden que ustedes, en su rol de estudiantes, docentes, directivos, egresados y funcionarios administrativos, hacen parte fundamental de este proceso y dan vida a este proyecto educativo.

Un saludo afectuoso,


Conozca todas las Cartas del Rector en el siguiente artículo