Carta del rector

Bogotá, 23 de agosto de 2018

Apreciada comunidad unicentralista:

En contra de muchos pronósticos, los comicios que se llevaron a cabo los pasados 27 de mayo y 17 de junio para la elección presidencial marcaron varios hitos importantes en la historia electoral de nuestro país. Uno de ellos, por supuesto, fue la reducción del abstencionismo: esta vez, el 53,36 % de los votantes habilitados asistieron a las urnas, es decir, cerca de veinte millones de colombianos. Aunque este aumento en la votación constituyó un logro significativo, el país todavía tiene que recorrer un largo camino en términos de participación electoral: Colombia aún está lejos de igualar y superar el porcentaje de participación global, cercano al 70 %.

Buena parte de las razones con las que las personas explican su apatía tiene relación con la desconfianza que generan tanto los procesos de postulación y elección de gobernantes, como los efectos de los comicios: se tiene la fuerte impresión de que la participación electoral no genera un cambio sustancial en el estado de cosas, no hace efectivas ni tangibles las transformaciones propuestas, y no ofrece una alternativa viable y sólida de representación y de gobierno. En otras palabras, no se ve utilidad o provecho en la práctica electoral.

La anterior, sin embargo, presenta una postura parcial y prevenida frente al ejercicio democrático. De hecho, la clave para poder resolver los grandes problemas que nos afectan cotidianamente reside en la participación colectiva, en la puesta en práctica de la democracia, útil en el encuentro de soluciones comunes y en la confluencia de voluntades dispersas en una sola acción compartida.

La participación democrática en nuestra Universidad

Uno de los objetivos prioritarios de la educación debe ser inspirar e impulsar a las personas para que intervengan en la toma de decisiones que orientan el devenir social, que son motores de los procesos de cambio, y que aseguran la participación ciudadana, desprovista de individualismos protagónicos, en virtud de los principios de igualdad, equidad y justicia.

Por este motivo, desde el año 2006 recibimos en nuestra Institución postulaciones de profesores y estudiantes, quienes, mediante un proceso de registro sencillo, pueden contribuir a la construcción colectiva de la Universidad postulándose como representantes en las elecciones unicentralistas. Por medio de este proceso, se eligen delegados para integrar los principales cuerpos colegiados —es decir, aquellos colectivos que tienen a su cargo el gobierno institucional y el cumplimiento de los postulados planteados en el Proyecto Educativo que nos regula— y para intervenir en las diferentes instancias colectivas de discusión, asesoramiento, decisión y control, encargadas de fijar las políticas y los lineamientos de la Institución en materia organizativa, académica y administrativa.

Así, a través de este mecanismo democrático, queremos promover la participación efectiva de la comunidad académica en la vida universitaria con el fin de enriquecer los procesos académicos, las competencias ciudadanas y los principios democráticos en beneficio de nuestra casa de estudios y, también, en pro de la construcción colectiva del país.

Un nuevo proceso electoral comienza en la UC

Hace dos años, en octubre de 2016, fueron elegidos los delegados estudiantiles y docentes que hablaron en nombre de sus pares desde enero de 2017 hasta este año. En este momento, damos apertura a un nuevo proceso democrático para elegir a los representantes del periodo 2019-2020, y quisiera invitarlos para que presenten sus candidaturas y sean actores fundamentales en el ejercicio democrático institucional. Ustedes son piezas fundamentales en el quehacer diario de la Universidad, y estoy seguro de que tienen mucho que aportar a su mejoramiento futuro.

Pienso que este espacio propicia la actualización e interacción permanente de la comunidad en asuntos coyunturales y debe aprovecharse al máximo. Por supuesto, esta no es una tarea sencilla: pensar estrategias de desarrollo en diversos frentes, trabajar por el bienestar de la comunidad académica, y poner todo el corazón y todos los esfuerzos en recoger y enunciar las inquietudes, necesidades y propuestas de la mayoría constituye una gran experiencia formativa, una forma proactiva de conocer y asistir los procesos de mejora institucionales, pero, sobre todo, una responsabilidad inmensa con los demás. Conviene mencionar a este respecto que son varios los logros institucionales derivados de la acción de los representantes, que han transformado el quehacer de la Universidad para beneficio de todos, dentro de los cuales cabe destacar la creación de una semana de receso en el segundo semestre; la reglamentación referida al requisito de segunda lengua; el traslado del Día Institucional del mes de septiembre al mes de octubre; la estructuración de la Carrera Docente, entre otros.

Ser representante supone empezar a pensar y trabajar ya no por ideas personales, ni por objetivos pequeños, sino por iniciativas comunes y de largo aliento. Constituye un rol de liderazgo tendiente a facilitar el trabajo efectivo y dinámico de los colectivos, la articulación de los esfuerzos y expectativas de sus miembros en una misma visión, y el avance en direcciones deseadas, siempre desde una perspectiva humana, comprensiva, solidaria. Imagino pocas ocupaciones más dispendiosas que estas, pero pocas también tan desinteresadas, bellas y necesarias.

Les extiendo una afectuosa invitación para que se aventuren en esta maravillosa e importante labor; para que sean la voz de sus compañeros y hagan de mecanismos como la participación y la democracia una práctica habitual y consolidada a nivel institucional. Los invito a consultar el calendario electoral de este año para la elección de los representantes estudiantiles y docentes, y a revisar los requisitos que deben cumplir para postularse en el siguiente link: http://www.ucentral.edu.co/la-universidad/secretaria-general/participacion-democratica-u-c/elecciones-unicentralistas/requisitos-para-postularse.

Un saludo cordial,

Firma

Conozca todas las Cartas del Rector en el siguiente artículo