Diana María Mantilla Gómez
Coordinadora de Comunicaciones

Juan Manuel Serrano Pérez
Editor de proyectos institucionales

Desde su fundación en 1966, la actividad de la Universidad Central ha estado animada por una preocupación constante respecto a su papel en la satisfacción de las necesidades de la sociedad y su contribución al mejoramiento de las condiciones de vida de los colombianos. Por ello, a lo largo de sus 50 años de existencia ha asumido el compromiso de disponer oportunidades de acceso a una educación superior de calidad a sectores de la población cada vez más amplios, con énfasis en personas que buscan conciliar sus aspiraciones de formación profesional con su condición de trabajadoras.

Al asumir tal compromiso, resulta necesario hacer explícita la noción de calidad que orienta las acciones tendientes al cumplimiento del mismo; en esta tarea ha desempeñado un papel determinante la Escuela de Pedagogía, creada en el año 2000, instancia que ha fundamentado y enriquecido el Proyecto Educativo Institucional (PEI). Desde su promulgación en 2001, y con mayor énfasis en su actualización de 2013, el PEI unicentralista ha definido la calidad —en el marco de la actividad misional de la Institución—  en estrecha relación con la equidad, entendida como el equilibrio en la distribución de los bienes materiales y culturales entre los integrantes de la sociedad, y con la pertinencia, entendida como la capacidad de la educación para “afectar la vida” de las personas, en las dimensiones social, académica, laboral, cultural y ecológica (Universidad Central, 2001 y 2013). 

En consecuencia con esta manera de entender la calidad en la educación, la Universidad ha acogido una perspectiva pedagógica cimentada en el vínculo entre teoría y práctica —lo que hace que la Institución dé preponderancia a la problematización, la acción y la experiencia en sus procesos educativos—, así como en los conceptos de aprender, conocer y pensar, el primero de los cuales refiere a la adquisición de habilidades y destrezas; el segundo, a la manera en que se forja una concepción de lo real; y el tercero, a la capacidad, propia del ser humano, de adoptar una postura crítica en su relación con su circunstancia, postura en la que resultan determinantes el lenguaje y la imaginación.

Con esta orientación, la Universidad busca no solo que sus estudiantes y egresados puedan tener un desempeño laboral competente, sino que sean actores de primer orden en los ámbitos de la ciencia, la técnica,  las artes y las humanidades; y, sobre todo, que sean agentes de los cambios que la sociedad requiere, en un ejercicio de ciudadanía activa y responsable.  

La perspectiva pedagógica, de este modo, es apropiada y asumida por los programas académicos desde sus particularidades y desde sus campos de conocimiento, y se ha convertido en uno de los principales rasgos que singularizan a la Central en el contexto de las universidades colombianas.

Referencias

Universidad Central. (2001). Proyecto Educativo Institucional 2001: por una universidad del tercer milenio. Bogotá: autor.
Universidad Central. (2013). Proyecto Educativo Institucional 2013. Bogotá: autor.