Servicios

Noticentral

¿Por qué este proceso de paz es diferente?

<p class="lead">Noticentral da una mirada a los intentos que precedieron el actual acuerdo. Aciertos y fracasos.</p>
<div><img src="/sites/default/files/images/noticentral/2016-2/09-21-2016-paz-interna.jpg" alt="09 21 2016 paz interna" class="centrar_caja img-responsive" /></div>
<br />
<p>Ante el último paso para la refrendación de los <strong>acuerdos de paz</strong> y un cada vez más cercano escenario de posconflicto en Colombia, vale la pena preguntarse si es este un <strong>proceso</strong> exitoso.</p>
<p>La forma en que se desarrollaron los diálogos que están a punto de marcar el fin del conflicto armado y una nueva era en la vida política y social colombiana es, para algunos, el resultado de experiencias acumuladas durante casi medio siglo.</p>
<p>Expertos y analistas coinciden en que en las últimas seis décadas los intentos por lograr la <strong>negociación</strong> con grupos insurgentes o de garantizar la paz en los territorios mediante la neutralización o desmovilización han sido casi una decena.</p>
<p>Por ejemplo, en su libro<em> La paz sin engaños</em> (2013) el profesor e investigador Mario Ramírez-Orozco, doctor en estudios latinoamericanos, contempla iniciativas surgidas luego del Bogotazo para controlar las violencias regionales, que si bien se ejecutaron de forma dictatorial por los gobiernos de Laureano Gómez (1946-1950) y Gustavo Rojas Pinilla (1953-1957) surgieron de una motivación pacificadora.</p>
<p>El experto también cuenta entre estos intentos el Frente Nacional (1958-1974), periodo en el que los partidos intentaron detener el derramamiento de sangre por filiación política turnándose para ejercer el poder. Paz bipartidista que el autor señala como 'excluyente', y que precedió al intento de reprimir los movimientos sociales y sus levantamientos violentos por la vía jurídica, durante los gobiernos de López Michelsen (1974-1978) y Julio César Turbay (1978-1982).</p>
<h4>Los últimos veinte años</h4>
<div class="media"><a href="/images/noticentral/2016-2/09-21-2016-paz-.jpg" target="_blank" class="pull-thumbnail-left jcepopup" data-mediabox="title[Jaime Pardo Leal, Braulio Herrera y Belisario Betancur en la Casa de Nariño]" rel="noopener noreferrer"> <img src="/sites/default/files/images/noticentral/2016-2/09-21-2016-paz-.jpg" alt="09 21 2016 paz " width="200" height="120" class="media-object" /> </a>
<div class="media-body">
<h4 class="media-heading">Belisario Betancur se sienta a hablar con las Farc (1982)</h4>
<p>De acuerdo con el análisis de Ramírez-Orozco, el entonces mandatario marcó un momento de análisis objetivo del conflicto, a partir del reconocimiento de sus causas estructurales y de contemplar, por primera vez, aspectos como la tierra y la desigualdad social. <br />Fue entonces que se <strong>reconoció a la oposición</strong> como actor político, promesa bajo la cual surgió la Unión Patriótica, proceso truncado por el asesinato sistemático de sus integrantes. Además, se firmó el <strong>primer cese al fuego</strong> entre las Farc y el Gobierno en La Uribe, Meta.</p>
</div>
</div>
<div class="media"><a href="/images/noticentral/2016-2/09-21-2016-paz3-.jpg" target="_blank" class="pull-thumbnail-left jcepopup" data-mediabox="title[César Gaviria en el sepelio del exministro Argelino Durán]" rel="noopener noreferrer"> <img src="/sites/default/files/images/noticentral/2016-2/09-21-2016-paz3-.jpg" alt="09 21 2016 paz3 " width="200" height="120" class="media-object" /> </a>
<div class="media-body">
<h4 class="media-heading">Gaviria y la Coordinadora Guerrillera (1991)</h4>
<p>El expresidente César Gaviria establece diálogos con la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar (integrada por miembros de las Farc, el EPL y el ELN). Es la primera vez que se escogen <strong>lugares fuera del territorio nacional</strong> para esta tarea: Caracas, Venezuela, y Tlaxcala, México. El asesinato del exministro Argelino Durán Quintero, secuestrado por el EPL, rompe los diálogos. Sin embargo, con la constituyente como marco jurídico para garantizar la democracia y la participación ciudadana, se posibilitó la <strong>desmovilización</strong> de grupos como el <strong>M19</strong>.</p>
</div>
</div>
<div class="media"><a href="/images/noticentral/2016-2/09-21-2016-paz2-.jpg" target="_blank" class="pull-thumbnail-left jcepopup" data-mediabox="title[Manuel Marulanda Vélez no asiste a la mesa de negociación en el Cagúan]" rel="noopener noreferrer"> <img src="/sites/default/files/images/noticentral/2016-2/09-21-2016-paz2-.jpg" alt="09 21 2016 paz2 " width="200" height="120" class="media-object" /> </a>
<div class="media-body">
<h4 class="media-heading">Andrés Pastrana y el Plan Colombia (1999)</h4>
<p>Ante una guerrilla ligada al narcotráfico, el Gobierno Nacional optó por fortalecer su respuesta militar con ayuda internacional. El Plan para la Paz y el Fortalecimiento del Estado, con el apoyo de EE. UU., intensificó la <strong>lucha antinarcóticos</strong> al tiempo que Pastrana iniciaba <strong>diálogos</strong> con Manuel Marulanda. Las conversaciones se desarrollaron en medio de un clima de <strong>desconfianza</strong> y confrontaciones. El proceso dependía del mantenimiento del despeje de San Vicente del Caguán y no de acuerdos que permitieran el avance. Esto le permitió a la guerrilla fortalecer sus filas ante la amenaza del Plan Colombia. En 2002, el secuestro del excongresista Luis Eduardo Gechem terminó con el proceso.</p>
</div>
</div>
<div class="media"><a href="/images/noticentral/2016-2/09-21-2016-paz4-.jpg" target="_blank" class="pull-thumbnail-left jcepopup" data-mediabox="title[Álvaro Uribe en Arauca durante el periodo de negociaciones con las AUC]" rel="noopener noreferrer"> <img src="/sites/default/files/images/noticentral/2016-2/09-21-2016-paz4-.jpg" alt="09 21 2016 paz4 " width="200" height="120" class="media-object" /> </a>
<div class="media-body">
<h4 class="media-heading">¿Y las AUC?</h4>
<p>Tras el fracaso de la ‘zona de distensión’, los dos periodos del expresidente Álvaro Uribe Vélez se centraron en reforzar la maquinaria militar, mediante la estrategia de <strong>Seguridad Democrática</strong>, que además puso la mirada sobre grupos armados más recientes que sembraban la violencia en el país. Los primeros acercamientos con las AUC se realizaron durante el gobierno Pastrana y luego se materializaron con el apoyo de la Comisión Episcopal. En 2003, las Autodefensas suscribieron el ‘Acuerdo de Santa Fe de Ralito’ para la consecución de la <strong>paz nacional</strong> y se comprometieron a desmovilizar a todos sus integrantes. A su vez, la <strong>Ley de Justicia y Paz</strong>, aprobada para tales fines en 2005, proponía:<br /><br />-<strong>Garantizar</strong> el derecho a la verdad, la justicia y la reparación para las víctimas.<br />-<strong>Quienes se acogieran a la Ley</strong> deberían pagar una pena privativa de la libertad de entre 5 y 8 años, antes de acceder a los beneficios.<br />-<strong>Deberían adquirir el compromiso</strong> de no volver a delinquir.<br />-<strong>Quienes mintieran o no confesaran</strong> todos sus delitos perderían los beneficios jurídicos que otorgaba la Ley.</p>
</div>
</div>
<div class="nota nota-clara">
<h5>El Acuerdo de Ralito en cifras</h5>
<strong>Combatientes desmovilizados:</strong> 30.000<br /><strong>Postulados para acogerse a la Ley de Justicia y Paz:</strong> 2.000<br /><strong>Armas entregadas:</strong> 18.051<br /><strong>Actos de desmovilización:</strong> 38<br /><br />Fuente:centromemoria.gov.co</div>
<h4>Proceso de paz con las Farc</h4>
<p>Sin duda, el actual proceso recoge las experiencias y aprendizajes de muchos intentos por alcanzar el cese del conflicto armado en Colombia, entre esos:</p>
<ul>
<li>La identificación de las causas del conflicto por las partes.</li>
<li>El reconocimiento de la participación política de la oposición</li>
<li>La definición de zonas neutrales para las conversaciones</li>
<li>El reconocimiento y búsqueda de garantías para los derechos de las víctimas.</li>
</ul>
<p>Elementos nuevos, claves dentro del proceso actual, han sido la cuidadosa formulación de las reglas de juego y la metodología, que se han respetado durante los cuatro años de la fase de diálogos —con apoyo de organismos y expertos internacionales—. También, la clara definición de los puntos a tratar y el hecho de que "nada está acordado hasta que todo esté acordado" y refrendado por el pueblo colombiano.</p>
<p>Pero sobre todo, la voluntad de las partes, en cabeza de sus líderes, voceros y comisiones, por llegar a un acuerdo que termine la guerra, mostrando un gesto de confianza mutua, han marcado el derrotero de un proceso que se ha sostenido más que ningún otro en el tiempo y se acerca el momento de la refrendación, <strong>el próximo 2 de octubre cuando se vote el plebiscito</strong>, en el que la responsabilidad será de los colombianos.</p>
<h6>Laura Blanco<br />Coordinación de Comunicaciones <br />Bogotá, 22 de septiembre de 2016<br />Fotografía de portada: Gloria Yineth Perilla&nbsp;</h6><!--break-->

Última actualización: 2017-06-05 18:04